No ha hecho ninguna gracia a la dirección del Mardavall ver cómo se detallaban al céntimo en El Mundo/El Día de Baleares las diversas comidas celebradas por Pedro Serra a lo largo de los últimos meses. Han negado en la prensa que la filtración viniera de su personal y asegurado que la discreción era una norma obligada en su establecimiento. Por su parte Ultima Hora ha presentado una denuncia contra un periodista de El Mundo por usurpación de personalidad para obtener esos datos. Sea lo que sea, con toda seguridad el Mardavall hubiera preferido evitar este tipo de “publicidad”…..

 

 
     ir a más noticias                                                                       volver a portada