A los que no pagan multas en Calvià

    por Sebastián Palmer Badillo (*)




    Vosotros no tenéis la culpa de que os perdonen multas por ser del PP o familiar de algún concejal. A vosotros os quitan el vehículo la grúa municipal y pedís que os lo devuelvan. Y mira por donde, cuela. Cuela para vosotros, familiares y amigos de concejales del PP, porque para el resto de los mortales, si creemos injusta la sanción, debemos hacer recursos por escrito, darles entrada en el ayuntamiento y esperar respuesta, como poco, un par de meses después, por lo que de entrada, no nos queda más remedio que pagar las tasas de la grúa si no queremos esperar todo ese tiempo sin el vehículo.
    Pero vosotros no tenéis la culpa de estas diferencias entre unos y otros, ni siquiera la tiene la Policía municipal, que cumple con su trabajo y retira el coche o la moto cuando se esta cometiendo una infracción. De hecho, bastante van a tener que aguantar los polis la mofa de algunos ciudadanos cada vez que les pillen poniendo una multa: "me la tiene que quitar, soy amigo del concejal del PP, Bartolomé Bonafé".
La culpa la tiene el que tiene el "poder", o se cree que lo tiene -ya que lo ejerce-, de perdonar la multa al amiguete que se lo pide: "Te perdono. Quedas absuelto". Este "sheriff" del condado de Calvià, debería ahora pagar todas y cada una de las multas y tasas de los amigos a los que perdonó, pedir disculpas a todos los ciudadanos y dejar el cargo público que mal utiliza a otro concejal que entienda que servir al pueblo es una cosa y servirse de él otra muy distinta.

(*) Publicado en la sección Cartas al Director del diario de Mallorca el día 26 de octubre de 2004