UN GOLPE BAJO A LOS VOTANTES DEL PP

por   Pedro Verd Dessis (*)

 

     El anuncio por parte del equipo de gobierno municipal PP-UM de congelar para el año 2005 el Impuesto sobre Bienes e Inmuebles (IBI) y por lo tanto no rebajarlo en un 5% como sucedió el año pasado, supuso para los votantes del PP un verdadero jarro de agua fría como el que suscribe pudo darse cuenta en una rápida y por supuesto nada científica pero muy significativa encuesta en la calle.

     Bien es verdad que en su programa electoral el PP se comprometía a rebajar el IBI en un 20 % durante la legislatura actual y que por lo tanto será al final de ésta que deberá rendir cuentas a sus electores, pero nadie se cree que se pueda cumplir esta promesa si no es rebajándoeste impuesto progresivamente como se empezó en el pasado ejercicio.

     La credibilidad de un político se mide en su respeto a las promesas hechas en la campaña electoral. Y una de ellas, diría que probablemente la más importante, fue ésta de rebajar en un 20% el IBI. A unos ciudadanos que tenían que soportar la presión fiscal más alta de Baleares según todos los medios de comunicación, esta promesa resultaba muy novedosa y atrayente. No dudemos que su incumplimiento habrá decepcionado mucho, pero que muchísimo, a un electorado que no tiene las mismas tragaderas que un afiliado acostumbrado a cuadrarse ante las decisiones de sus jefes de partido.

     Se dió cuenta de ello rapidamente Carlos Delgado y reaccionó en los últimos días acusando torpemente a su socio de gobierno y responsable del área económica, UM, de dicho incumplimiento. Digo “torpemente” porqué nadie se cree que no haya sido una decisión acordada por ambos partidos. Y aunque fuese así, el PP, fuerte de sus 10 concejales, tendría que haber hecho prevaler su autoridad ante su raquítico socio de gobierno. Si dos concejales hubiesen realmente impuesto su criterio a otros 10, muy poco diría a favor de Carlos Delgado y su equipo. De ser así el alcalde debería haber pegado un golpe en la mesa e impuesto su criterio. Sin olvidar que de todas maneras hubiera podido contar con el apoyo del grupo socialista cuyo portavoz, Antonio Manchado, no ha dudado en recriminar al alcalde este incumplimiento……… Digo este evidentemente en un sentido irónico porqué es un hipócrita sarcasmo que el grupo socialista, responsable de la mayor presión fiscal de Baleares de la cual hablaba, se erija ahora en el paladín de las rebajas fiscales….

     A la hora de escribir estas líneas no se sabe aún cómo va a terminar este episodio ante las proclamas de ambos partidos gobernantes de estar todavía a tiempo de modificar su inicial decisión. Rectificar es de sabios y por el bien de su credibilidad debería Carlos Delgado volver a decir : “Donde dije digo……..”

(*) Pedro Verd es empresario y periodista