LA RESPONSABILIDAD DE PRESIDIR UNA ASOCIACIÓN

por Pedro M.A. García Velasco (*)

.
    Desde que la empresa danesa “Therme Park Group (TPG)” anunciara la compra de los terrenos de Can Vairet se ha generado un revuelo de noticias en medios de comunicación balear con diferentes puntos de vista y opiniones, todo un despropósito de informaciones confusas, declaraciones de asociaciones, etc.

   Y la verdad es que a fecha de hoy se sabe poco de este proyecto, es por ello que no acabo de entender como “La asociación Vecinal Pueblo de Son Ferrer” y “La asociación Juvenil de Son Ferrer” han realizado continuas declaraciones a favor de la construcción de un parque temático del cual se desconoce prácticamente todo.

   Desde mi posición como presidente de la asociación cultural Calvià Jove con domicilio social en Son Ferrer, tengo un profundo respeto por lo que represento y por las repercusiones que mis declaraciones puedan dar, es por ello que pienso que para poder hablar sobre un tema tan importante para los ciudadanos de Calvià y más en concreto para los de Son Ferrer y El Toro, ya que les afecta directamente, hay que tener un respaldo importante de la ciudadanía, ya que se puede dar a entender que hablas en nombre de mucha gente. Ese respaldo se consigue de varias maneras; una opción es contar con un número importante de socios en tu asociación los cuales reunidos en pleno extraordinario debatan sobre un posicionamiento en concreto y todo ello quede reflejado en la acta que el secretario de la asociación tiene el deber de rellenar, posteriormente esta acta se convertirá en el salvoconducto que tiene el representante (normalmente el presidente) de la asociación para demostrar que cuenta con un respaldo de los socios que a su vez son residentes en Calvià y tienen la autoridad moral para hablar sobre el tema en cuestión. Otra manera sería la de realizar algún tipo de consulta popular, con un número de encuestados importante y con firmas directas de estos para evitar especulaciones de posibles manipulaciones y extrapolar sus resultados.

   El deber de una asociación es el de conocer la opinión de la gente a la que representa, ya que para ello existe un proceso democrático interno en todas las asociaciones para la elección de la junta directiva, para que esta a su vez rinda cuentas a sus socios en los plenos ordinarios o extraordinarios. Un presidente no tiene “luz verde” para hablar con opiniones personales en nombre de la asociación y menos en nombre de todo un pueblo o municipio.

   Que yo sea el presidente de una asociación juvenil no creo que me dé derecho a hablar en nombre de todos los jóvenes de Calvià si no cuento con un apoyo importante de alguna de las maneras antes mencionadas. Es por ello que para evitar especulaciones me gustaría saber ¿Con cuantos socios cuenta el Sr. Miguel Pacheco para realizar sus declaraciones de apoyo condicionado al parque temático?, y ¿Cuántos de estos socios son residentes en Son Ferrer o El Toro?, imagino que las actas de las reuniones en donde se aprobó este apoyo estarán en el domicilio social de la asociación con lo cual debería ser fácil contestar a mis preguntas.

   Ser presidente de una asociación significa una responsabilidad importante, todas las personas podemos tener opiniones personales e incluso colores políticos pero nuestro deber al aceptar un cargo de presidente de una asociación es representar a esta. Así pues mi propuesta con relación al apoyo del parque temático sería que el ayuntamiento y la empresa promotora reuniera a todas las asociaciones de Son Ferrer y El toro y les explicara con todo detalle el proyecto, y que posteriormente estas, conjuntamente, diseñaran un sistema para dar a conocer a cada residente el proyecto y preguntarle por su opinión, no se trata de convencer a nadie, se trata de explicar el proyecto y realizar una consulta popular que sí será la opinión de Son Ferrer y El Toro.

(*) Pedro M.A. Garcia es el presidente de la Asociación Cultural Calvià Jove