Oferta de treball... ¿Adjudicada?
por Manuel González Alonso. Calvià. (*)
 

Leo en su diario del día 10 de noviembre una carta que les envía el señor Luis Alemany Seguí y confieso que no me sorprendió en absoluto pero que me recordó un episodio desagradable que cambió la vida de uno de mis cinco hijos, un excelente muchacho, trabajador, estudioso al máximo (de día estudiaba, de noche trabajaba y apenas dormía) y que me permito relatar resumidamente. Como cualquier chico en busca de empleo se había inscrito en el oficina correspondiente. Un día le llaman y le dicen que existía una plaza de técnico en la conselleria de Turismo (entonces regida por el "Pacto de Regreso"). Mi hijo se presenta, le hacen los exámenes los supera y cuando iban a efectuarle la última prueba, la del idioma catalán, en ese momento me informa de todo lo que venía haciendo, pues no me había dicho nada, para que yo, que por esas fechas ocupaba un cargo político orgánico en el susodicho pacto, estuviese "vigilante" para que no fuesen a meter a algún enchufado o que ya estuviese dada la plaza de antemano, como así resultó.
Habían ido a la oficina de empleo para "cubrir el expediente", pero no contaban con que el muchacho que enviaban sería mi hijo. El comportamiento de los responsables del atropello fue de juzgado de guardia. Una de ellas, que ocupaba un cargo de confianza y en la actualidad un importante cargo electo miró para otro lado. Otro, actualmente cargo de confianza, se comportó como un auténtico "Maquiavelo de vía estrecha", el entonces responsable importante de una Conselleria y en la actualidad también cargo de confianza, (Dios los cría y ellos se juntan), también miró para otro lado. En definitiva, nadie quiso hacer justicia. Este es el comportamiento de los que se llaman así mismos progresistas. Podría contar más, porque la historia es larga, pero este espacio corto. ¡Líbrenos Dios de estos sujetos! Cambiaron la vida de mi hijo y, afortunadamente la mía. ¡Que les vaya bonito!

(*) Publicado en el Diario de Mallorca, seccion cartas al director, el día 13 de noviembre de 2004

 


   

              nió ir a Opinió                                                                      ir a Portada