Las virtudes de Margarita Nájera

por Alfonso Serna (*)

Las argumentadas declaraciones que la Sra. Nájera viene vertiendo en los periódicos y demás medios de comunicación, tras el archivo provisional de su presunta malversación de fondos, son prueba clara de la abnegada y solitaria lucha de una ex alcaldesa que se enfrenta a la "misión imposible" de borrar su propia historia. Y recuperar, si bien no su púlpito en Calvià, al menos algún escalón en el PSOE, algo así como volver de la designación al destierro con la que los suyos la han premiado.

No crea señora Nájera que los calvianers necesitábamos que el Sr. Carlos Delgado tirara de la manta para conocer las virtudes de su política, pues los efluvios de la dichosa manta apestaban en sus últimos tiempos toda Calvià, por muchas margaritas que repartiera en épocas de elecciones. Somos muy conscientes de su dedicación exclusiva a la promoción de su "marca personal" mediante una dinámica estrategia de marketing con fiestas y viajes a lo largo y ancho del planeta. Que levante la mano quien no haya estado de fiesta con ella. Y es más, tardaremos en olvidar su peculiar forma de hacer política entre otras cosas por el estado tiritante de las arcas públicas. Cuando llegue el momento, siempre llega, y reflexione sobre su trayectoria comprenderá que para el Municipio era tan o más importante que su presunta honorabilidad que se hubiera dedicado a hacer una política responsable, sensible con las necesidades de sus ciudadanos y comprometida con el futuro de Calvià.

(*) Publicado en El Mundo / El Día de Baleares (sección Cartas al Director) el día 24 de noviembre de 2004

 
 
     ir a más noticias                                                                       volver a portada