ACUSADA E IMPUTADA POR ACOSADA Y DENUNCIADA

por Francisco Cano Barea (*)

  Recientemente hemos vivido el destape de un gran montaje político en Mallorca: el Ajuntament de Calvià y su alcalde han quedado al descubierto por la petición de archivo y sobreseimiento de las denuncias realizadas contra la anterior alcaldesa, Margarita Nájera. El auto del juez recoge los argumentos de la fiscalía y desenmascara al Sr. Alcalde y al abogado que montaron dos denuncias por unos supuestos gastos indebidos, irregulares o ilícitos en el anterior mandato.

Hace más de un año se presentó ante la fiscalía un escrito-denuncia con profusión de datos contra Margarita Nájera, en un momento muy inoportuno y negativo para su carrera política. En la denuncia figuraban detalles y cifras de compras de diversos gastos, teóricamente, realizados por la denunciada.

Al compás tuvimos otra ración de “periodismo de investigación” que reproducía profusamente el escrito-denuncia en el diario El Mundo. Se difundieron así hechos con algún dato cierto pero que en realidad, se situaban muy lejos de la verdad. Ahora sabemos con rotundidad que se retocaron los precios o las unidades de los objetos comprados, o se ocultó el departamento o la persona que había realizado el gasto. Así se llevó al escándalo a muchas personas que no pudieron tener la versión de la otra parte, ni el contraste al que cualquier profesional de un diario está obligado.

A partir de ahí, con la inestimable ayuda de algún periodista “sobrecogedor”, se procede a generalizar los términos de “acusada e imputada” sobre la ex alcaldesa, a pesar de no ser ni lo uno ni lo otro. Creo que en lugar del término “acusada” se debería utilizar el de “acosada”, ya que el Sr. Alcalde ha dicho públicamente que organizó, no sabemos si solo o en compañía de otros, una campaña de acoso y derribo a Margarita Nájera.

En el caso del término “imputada” tiene peor justificación, ya que ni el fiscal y menos todavía el juez, han imputado a nadie de ningún delito, porque imputar sólo lo puede hacer un juez cuando decide abrir juicio contra una persona. Sin embargo ninguna de estas cosas ha ocurrido en el caso de Margarita Nájera, ya que la fase en la que se encontraban las actuaciones del juzgado, era la de realizar “actuaciones previas para aclarar la denuncia” del Sr. Alcalde y su abogado.

En cualquier caso, se buscaba, y en buena medida se consiguió, dar una sensación de gasto lujoso, gasto innecesario y gasto particular camuflado del gasto público, argumentando que el uso de “cajas fijas” eliminaba control del gasto y el seguimiento de la intervención municipal y secretaría, cuando la realidad, y el fiscal lo confirma, todos los gastos tuvieron siempre una tramitación correcta y pulcra, de acuerdo con las bases de ejecución del presupuesto. Si necesitaban aclarar gastos “raros o poco claros”, podrían haber solicitado una explicación a la afectada, antes de fabricar informes con denuncias graves falsas y difundirlas después.

¿Por qué ignoraron que todos los gastos tuvieron siempre una tramitación exhaustiva y supervisada por la intervención municipal? Tal vez por la misma razón que les llevó a votar en contra del envío al Tribunal de Cuentas toda la documentación de los gastos de los ejercicios afectados, tal como propusimos desde el Grupo Municipal Socialista de Calvià.

A pesar de que el Sr. Alcalde y su abogado, pagado con recursos municipales, saben todo eso perfectamente, calificaron sin ambages esos gastos cómo ejemplo de corrupción, prevaricación, apropiación de fondos públicos, etc., pero ahora, con el rechazo de la fiscalía y el juez a sus pretensiones, estos dos servidores públicos deberían avergonzarse y disculparse ante el desenmascaramiento de sus maniobras y montajes, aunque tal vez les sea imposible estar a la altura de los cargos que ostentan.

Es difícil desgranar en un artículo, todos los detalles y los fundamentos contrarios a las denuncias planteadas por el alcalde y su abogado, por lo que recomiendo una lectura completa, tanto del auto del juez como del escrito de la fiscalía, que lo encontrarán en la web de la Agrupación Socialista de Calvià (www.psoecalvia.com), aunque resultará interesante conocer algunos detalles: º

Uno: Confundir una caja de pañuelos a 750 Ptas. la unidad, con la compra de uno solo de 60.000 Ptas. y encima para uso personal. Dos: decían que se había comprado una vajilla de 24 servicios, cuando en el Ajuntament no aparece albarán de entrega, ni factura ni cargo alguno por ese concepto, simplemente no existe tal compra. Otro: los libros de edición de bolsillo comprados para bodas y para los servicios y actos municipales, no tuvieron en la mayoría de los casos intervención de la alcaldesa en su elección, uso o distribución. Más ejemplos: se propagó un “cargo” en la visa municipal de un gasto personal en un viaje privado, ante una emergencia por inutilidad de la tarjeta propia, pero se ocultó que fue debidamente ingresado en las arcas municipales a los pocos días.

Pensar que después de 20 años de gestión socialista en Calvià, uno de los ejemplos de la supuesta corrupción denunciada en este montaje, fuese la compra de una cuna para una familia a petición de los Servicios Sociales, suena a chiste.

La fiscalía repasa uno a uno todos los supuestos abusos, sin que se aprecie en ninguno de ellos lucro personal o mal uso del cargo y de los fondos públicos. Lo que lleva a preguntarme, ¿Para qué habrá servido contar con los servicios de un abogado con un historial tan amplio y de tan difícil catalogación, cómo el que le han buscado al Sr. Delgado para nuestro Ajuntament? ¿Habrá sido porque tiene en su haber la defensa de Pinochet, del ex alcalde de Ponferrada, del concejal corrupto de València Palop y la de uno de los condenados, convicto y confeso, del intento de compra de un regidor en Calvià el año 1992?.

En este caso ha habido una solución relativamente rápida y favorable para la denunciada, pero el daño ya está hecho por la extensión del insulto y la difamación. Observamos con estupor que estos dos servidores públicos, han actuado con un claro desprecio temerario a la verdad, generando daño en la imagen y en la honorabilidad de una alcaldesa. ¿Deben quedar impunes la tropelía del procedimiento judicial por parte de cargos públicos y políticos? ¿ Deben los medios de comunicación servir de soporte y amplificador de campañas sucias contra el contrincante político?.

A la hora de buscar justicia las decisiones y comportamientos de algún político nos produciría mucha risa, si no fuera por la carga grotesca e indigna que encubren algunas formas corruptas de denunciar.

(*)Secretario Gral. PSIB-PSOE y concejal de Calvià

 

 

 
     ir a más noticias                                                                       volver a portada