Calvià=especulación

por José Robles Villamayor (*)


Como residente de Son Ferrer desde hace más de veinte años, deseo manifestar mi repulsa e indignación ante el atropello que se está gestando para la construcción del parque temático, con el beneplácito de nuestro alcalde el señor Delgado y por lo que veo también, con la aprobación del teniente alcalde señor Cañellas.
Cómo nos han engañado, esto lo tenía usted guardado señor alcalde. ¿Por qué no comentó nada de esto en sus discursos pre-electorales?, no le interesaba ¿verdad? Solamente se centró en los despilfarros de la señora Nájera y nos hizo creer que usted acabaría con toda la corrupción, que bajarían los impuestos y que todo sería maravilloso... y ahora nos encontramos con esto. Que nos quieren plantar un monstruo delante de nuestras propias narices.
Y encima nos quieren convencer que esto es muy bueno, no sólo para la zona sino para Mallorca, que va a crear no sé cuántos puestos de trabajo, que va a revitalizar y alargar la temporada, etc., etc. Nos quieren vender esto como la panacea, hacernos creer que será como un Museo de la Historia y de la Cultura Balear, totalmente necesario para Mallorca.
Bueno, y si esto es así, ¿por qué no lo quisieron en Inca?, porque allí el alcalde fue honrado y lo supeditó todo a la decisión de los residentes, o sea de los vecinos. Haga usted lo mismo aquí, promueva una encuesta popular de todos los vecinos de la zona, incluídos los del Toro y Sa Porrasa y ya veremos a ver qué pasa. Pero no, ustedes no preguntan a nadie, no les interesa, de todas formas ya les hemos votado.
Esto es especulación pura y dura, no tiene otro nombre y pido a todos los ciudadanos decentes de Mallorca, que se manifiesten de este atentado ecológico, como en su día se hizo con la Isla Dragonera. No hay derecho a que porque unos señores quieran hacer negocio, destruyan sin miramientos unos terrenos colindantes con una reserva natural como es el pinar de Cala Figuera, enfrente de un núcleo urbano.
Pido a las instituciones públicas y a los partidos políticos, que no se comenta este atropello, especialmente a Unió Mallorquina que de consentirlo, merecería llamarse Destrucción Mallorquina y por último al Consell de Mallorca para que no lo incluya dentro del Plan Territorial, que sea escrupuloso con lo que manda la ley, o sea, que no se construya tal parque a menos de tres kilómetros de distancia de una zona residencial.

(*) Publicado en la sección Cartas al Director del Diario de Mallorca del día 6 de diciembre de 2004