El fracaso de la “Olimpiada” de Ajedrez

por Sebastián Palmer Badillo

 

Ni un solo turista más, ni un solo euro más para la más que tocada economía de la oferta complementaria del municipio de Calvià. Eso es en realidad lo que ha significado la “Olimpiada” de Ajedrez de Calvià, “res de res”. Según los organizadores, o sea, el Ayuntamiento de Calvià, la “olimpiada” debía ser un revulsivo para la desestacionalización de nuestro turismo, una fuente de ingresos sin precedentes. Pues bien, ni el espacio aéreo balear se ha colapsado de aviones intentando aterrizar, ni la publicidad, como dicen algunos, ha repercutido positivamente, sino todo lo contrario. ¿O es que no se acuerdan ya que la primera noticia que apareció en todos los medios de comunicación nacionales e internacionales sobre la “olimpiada” fue el Rasputín?, sí, la delegación mallorquina con Carlos Delgado incluido, fue a promocionar el ajedrez y acabó publicitando un burdel ruso. Así empezó, ¿y como acabó?, ¿se acuerdan?, pues a bofetadas, en la clausura entre el vicepresidente de la federación internacional y la Policía Municipal, otra noticia ¿positiva? de la “olimpiada”. Y es que no se si lo saben, pero de las dos federaciones internacionales de ajedrez existentes, el Ayuntamiento de Calvià "contrató" a la que tiene el dudoso honor de tener en sus estatutos que los dirigentes pueden comer y beber gratis lo que pidan.....menudo lujo, quizás al vicepresidente boxeador no le dieron suficiente ¿bebida?.

Por cierto, ya sabemos que el hiper-super-evento no ha supuesto ingreso alguno, ¿y lo que nos ha costado?, ¿lo sabremos algún día?, me temo que no, que la cifra sería demasiado escandalosa para ser aceptada por cualquier mente con un poco de juicio.

Lo único positivo de la “olimpiada” fue la colaboración desinteresada de todos los voluntarios que participaron en la organización. Como siempre, los calvianers demostraron su capacidad de movilización ante un evento, a todos ellos, enhorabuena. Pero afirmar que la olimpiada de ajedrez es el segundo evento deportivo más importante de España tras las olimpiadas de Barcelona, simplemente, huele a risa.

 

     ir a más noticias                                                                       volver a portada