¿Ajedrez? No, mejor la peluquería

por Rafael Garau Obrador (*)

 

Hace un par de días el portavoz socialista de Calvià se atrevía a calificar la Olimpiada de Ajedrez celebrada recientemente en nuestro municipio como la "Olimpiada chapuza", la continuidad en su actitud inicial cuando daba la enhorabuena al alcalde Carlos Delgado por conseguir la designación de Calvià como sede o cuando admiraba boquiabierto el increíble espectáculo de inauguración de la Fura dels Baus en la playa de Santa Ponça hubiera dicho mucho más de su persona, sin embargo se fumó un puro negando la evidencia y adjetivando gratuitamente con una crítica sin fundamento alguno.

No se pueden negar los beneficios de nuestra Olimpiada. Participación de 140 países con la consiguiente difusión en todos ellos del evento y del municipio en sí a través de 500 medios de información acreditados, algunos de ellos especializados, televisiones de carácter general y gran audiencia, como las de EEUU, China, Rusia, Ucrania o Alemania. 4.000 millones de personas pudieron acceder al conocimiento de Calvià aparte de jugadores y visitantes de todo el mundo. Jugadores, visitantes y directivos que ocupaban 50.000 plazas hoteleras y se estima que 400 trabajadores de la hostelería del municipio vieron alargada su temporada laboral en un mes debido al evento.

El coste de conseguir el mismo alcance promocional mediante publicidad directa se cifra en cientos de millones de euros, y en espera de saber cuáles son los números finales de la entidad organizadora, Fundación Calvià 2004, sí que podemos decir cuál es la aportación del Ayuntamiento de Calvià a dicha entidad, nada más que 300.000 euros. Las felicitaciones que han recibido tanto el Alcalde como Antoni Rami por la Olimpiada desde las distintas Federaciones y países son incontables, el mejor jugador del mundo, el indio Visjanatan Annand, la calificó como la mejor Olimpiada de Ajedrez de la historia sin lugar a dudas y el portavoz socialista la califica de chapuza, unos prefieren cultivar la cabeza y otros regalar vales para peinarla, cada uno según su categoría (o talante...).

(*) Publicado en la Sección "Cartas al Director" de El Mundo/El Día de Baleares, 5-1-2005

 

 
     ir a más noticias                                                                       volver a portada