Calvià, pionera en conciliación de la vida familiar y laboral

por Javier Fiol Busquets (*)

Con la grata noticia de apertura de una guardería laboral en el hospital Son Llàtzer, podemos augurar un buen futuro para un objetivo del todo encomiable de conciliación de la vida familiar y laboral. Y sobre esta positiva sensibilidad política, los calvianers nos podemos sentir muy orgullosos de que Calvià haya sido pionera, dando ejemplo mediante la apertura durante este año de la primera guardería laboral de nuestras islas.

La vida familiar, la vida laboral y los papeles atribuidos a hombres y mujeres se encuentran en un periodo de cambios importantes. El trabajo remunerado no es la única vía hacia la igualdad y además no es suficiente.

Es necesario encontrar soluciones en la pareja, en las empresas, en los sindicatos, en la toma de decisiones políticas, para permitir a hombres y mujeres repartir y compartir las obligaciones y afectos de la vida familiar y las tensiones y oportunidades del trabajo remunerado, de forma que la igualdad de oportunidades se aplique tanto a las condiciones de vida como a las condiciones de trabajo.

Según un estudio publicado por el Instituto de Estudios Fiscales en España sólo el 2% de los niños de 0-3 años tiene plaza en guarderías públicas.

Y numerosos estudios avalan que los servicios de guardería en el centro de trabajo o en las inmediaciones inciden positivamente en la reducción de estrés en empleados y empleadas.

Y no tiene por qué tratarse de un servicio propio de la empresa, pudiendo concertarse la prestación del servicio a través de empresas externas.

El camino iniciado por el Sr. Carlos Delgado puede ser de gran ayuda teniendo en cuenta que no se trata sólo de la implementación de ciertas políticas que ayuden a mejorar este conflicto, sino del desarrollo de una nueva cultura organizacional. Es de desear que esta iniciativa calvianera continúe siendo plagiada por el resto de instituciones y empresas públicas y privadas.

 

(*)Publicado en la Sección "Cartas al Director" de El Mundo/El Día de Baleares, 6-1-2005

 

 
     ir a más noticias                                                                       volver a portada