Nájera y 'el placer licuante'

por José Manuel Ruiz Rivero (*) (**)

El pasado mes de noviembre el Juzgado de Instrucción nº 7 de Palma de Mallorca decretó el archivo de las diligencias abiertas a Margarita Nájera por el denominado caso de los pañuelos de Loewe , aceptando el informe del Ministerio Fiscal que consideraba los hechos no constitutivos de delito. Lo primero que sorprende a la opinión pública es el cambio de criterio del Ministerio Fiscal, que fue quien formuló la denuncia a la vista de un informe que le remitió el Ayuntamiento donde se relataban los hechos que, otrora, fueron considerados como configuradores de «un posible delito de malversación de caudales públicos», (sic) y, ahora, que «no son constitutivos de infracción penal» (sic), habiendo mediado entre ambas fechas, la de presentación de la denuncia - enero 2004-, y la del archivo -noviembre 2004-, tan solo la declaración de la imputada Margarita Nájera, quien no negó los hechos sino que se limitó a echar balones fuera y, eso sí, entre ambas fechas se produjo el «asalto del poder» por los socialistas en las tristemente célebres elecciones del 14 de marzo, con el consiguiente cambio del fiscal general del Estado, quien con celeridad desacostumbrada envió a Mallorca a un «misus» para preocuparse de los casos de corrupción insulares, lo que, a la vista está, ha provocado la presta reacción de nuestro fiscal anticorrupción solicitando, uno tras otro, los archivos de las causas abiertas a la honorable e injustamente perseguida Margarita Nájera.

También sorprenden otras muchas cosas en este asunto, como, por ejemplo, que no se practicasen las pruebas solicitadas por el abogado del ayuntamiento, ni que se hiciesen citaciones de testigos mencionados en la denuncia, ni que se requiriese documentación alguna al ayuntamiento, etc, etc. Pero los hechos están ahí, son incuestionables, y la opinión pública los valorará en su justo juicio cuando tenga opción a hacerlo, esto es, en las elecciones. Los hechos son los que son y no han quedado desvirtuados por la decisión judicial, pues en ella no se dice que no se hayan producido, sino que no revisten carácter de delito. Que cada uno emita su veredicto.

Por ejemplo, como que se adquiriesen pañuelos de Loewe por valor cada uno de 69.160 pesetas, o 87.151 pesetas, o 129 euros, o camisas y corbatas de primeras marcas como Cerruti, Zegna o Façonable, o videojuegos, o cristalerías o pendientes de oro, etc, sin que en ningún caso conste en documento alguno cuál haya sido el destino de dichos objetos, y a fecha de hoy sigue sin saberse, ya que la ex alcaldesa se limitó a decir en su declaración que eran «gastos institucionales» o «protocolarios» pero sin especificación alguna ni identificación de destinatario, lo que ha bastado a la autoridad judicial para su exculpación sin necesidad de más averiguaciones.

También han quedado como hechos no punibles el envío de suculentas cestas de Navidad a destacados socialistas de pro, que ninguna relación tenían con el ayuntamiento, salvo la de ser amigos de la prócer progresista. Entre ellos figuran Félix Pons , Antonio Diéguez (actual azote del PP en el Parlament). Y no digamos de los obsequios navideños enviados a su oncólogo, a su abogado, a su preparador físico, a su depiladora, a su peluquero, a los dependientes de su boutique, a un fiscal de Baleares, etc, etc.

Por último, libros que no han aparecido en ningún sitio del Ayuntamiento (y son cientos de ellos) son considerados por el juzgador, en su auto de archivo, como que: «Una vez leídos los títulos de los mismos es racional y creíble que se destinaban todos ellos directamente a la función laboral de los funcionarios del ayuntamiento como institución o eran regalos institucionales en actos institucionales del ayuntamiento» (sic). He aquí algunos títulos: Placer licuante, El tercer gemelo, La asesina ilustrada, Perfume primaveral, Por un bistec, El capitán Alatriste, Las buenas van al cielo, las malas a todas partes, Las mujeres alteradas, Vidas de mujer, Una mujer difícil, Cuerpo en forma, Alberta tiene un amante, Tribulaciones de una madre sufridora, Estiramientos, Como rejuvenecer el cuerpo estirándose . etc...

Que cada cual saque sus conclusiones.

(*)José Manuel Ruiz Rivero es secretario general del PP de Calvià.
(**) (Publicado en El Mundo / El Día de Baleares el día 14 de enero de 2005

     ir a más noticias                                                                       volver a portada