VENDRÁN LOS EXAMENES
por Pedro Merino (*)

 

Se acerca para nuestros gobernantes municipales tiempo de exámenes, es importante y ellos lo saben, llegar al examen reválida con los deberes hechos cara a las nuevas elecciones del 2.007.

Las asignaturas son difíciles y el tiempo para prepararlas cada vez se hace mas corto para poder cumplir con los programas y promesas que hicieron a sus votantes.

Algunas de estas asignaturas podrían conseguir el aprobado, simplemente disimulando la chuleta lo suficiente para no ser vistos por el examinador, pero el aprobado, notable o sobresaliente de las demás asignaturas, pasarán inexcusablemente por, como se dice vulgarmente, hincar los codos.

No obstante, sabemos lo difícil que resulta concentrarse en el estudio de las materias cuando se produce tanto ruido de querellas, de traiciones de pacto, de escándalos urbanísticos, de merma de la ocupación, de estacionalidad, de desempleo, de defectos en la gestión y de un largo etc, que domina y acongoja al ciudadano.

No es fácil concentrarse para sacar buenas notas con este ruido, y es que la vida de estudiante generalmente es cómoda hasta que llegan los exámenes, pero una vez vistas las notas, y si estas no son buenas, todo son reproches y malas caras, lo que hace desconfiar a su entorno de que el estudiante pueda aprobar el próximo curso.

Nuestros estudiantes, heredaron unas aulas muy bien acondicionadas y cómodas para realizar sus estudios, para plasmar en la práctica lo que prometieron en la teoría, pero se encontraron con la desventaja de que tenían que compartir sus promesas con las promesas de otro grupo político, al cual solo les unía su afán por el poder, sin contar que a veces los matrimonios de conveniencia, y sin amor, solo crean la disputa de intereses y que en este caso estos intereses poco o nada tienen que ver con los de los ciudadanos calvianers, aunque como excusa, podría considerarse que el virus Anselmonelosis Maquiavelus, también llamado virus Visagra, ha afectado a este pequeño grupo, que disponiendo de la llave de las decisiones de gobierno, sitúa sus intereses por encima de los de los ciudadanos del municipio.

Este virus suele provocar unos síntomas muy comunes en los afectados de Visagra y que se manifiestan de la siguiente forma: Incremento constante del apetito de poder, pérdida de valores elementales, menosprecio al ciudadano y sus problemas, incremento de la capacidad de trabajo en beneficio propio o de partido, y sobre todo, una fiebre muy alta que hace delirar al paciente, pensando en la estrategia de las próximas elecciones para conservar ese cómodo sillón.

A todo esto, la oposición observa perpleja las disputas de intereses en el matrimonio, sin atreverse a vaticinar, quien se quedará la custodia de los niños y quien la casa, quizás por que al final será la oposición la que tenga que hacerse cargo de la custodia de ambas, lo cual demostrará que los matrimonios de conveniencia casi siempre acaban mal.

Nos queda el consuelo de que al final el sentido común que suele ser el mas común de los sentidos de los ciudadanos, sepa diferenciar en el examen de reválida, lo incómodo que resulta el virus de la Visagra, algo que cuando se extiende, se convierte en una epidemia causando bajas entre la población menos inmunizada para este tipo de virus.

(*) Pedro Merino es presidente de la Asociación de Bares y Restaurantes

     ir a más noticias                                                                       volver a portada